910 241 343
Seleccionar página

Cuando la Prótesis se Afloja

Cuando la Prótesis se Afloja. Autor: Fulgencio. Ciudad Real

Llegué a andar con una pierna totalmente girada hacia la derecha. Hoy ando sin apoyos y me encuentro como antes del incidente gracias a la excelencia del Dr.Villanueva.

“Tras el accidente de trabajo nada de lo que me hicieron me sirvió. Llegué a andar con una pierna totalmente girada hacia la derecha. Hoy ando sin apoyos y me encuentro como antes del incidente tras una prótesis de cadera y una reprótesis gracias a la excelencia del Dr.Villanueva”.

Tengo 51 años, pero fue hace 14 años cuando sufrí una caída laboral, lo que me ocasionó una lesión en la cadera. Desde entonces, hasta que me encontré con el equipo del Dr. Villanueva mi vida no ha sido la misma. Los médicos que me atendieron decidieron realizarme un tratamiento conservador a base de perforaciones (trepanaciones de la cabeza femoral , con el fin de reducir la presión intraósea elevada y estimular la reparación de las lesiones escleróticas mediante el crecimiento vascular).

Pero el tratamiento sólo me alivió el problema durante cuatro años, tiempo en el cual mi movilidad ya no era la misma y los dolores fueron en aumento. Fue entonces cuando decidieron ponerme una prótesis con vástago en la cadera derecha. El problema es que los primeros dos años parecía que solventaba el problema, pero la realidad es que las expectativas de esta cirugía no se cumplieron. El vástago se desplazó, sin haber realizado ningún movimiento brusco, sin un por qué aparente, y pese a mis dolores y mi inmovilidad no me daban soluciones. Estaba perdiendo cada vez más peso, los dolores eran insufribles. Y no podía hacer nada. Fue entonces cuando decidí acudir a Madrid, en busca de otro especialista y me encontré con el equipo del Dr. Villanueva.

Desde el primer momento, su relación conmigo, además de la de médico-paciente, fue de total cordialidad y comprensión. En ese momento ya sabíamos que la cadera izquierda estaba dando problemas y que, seguramente, necesitaría una prótesis. El Dr. Villanueva decidió que, dado que la recuperación de la cadera izquierda sería más rápida porque estaba menos deteriorada, era mejor ‘empezar por ella’ mientras que trataba de preservar la prótesis derecha con infiltraciones. Creo que su objetivo era que mi recuperación no pasara por la inmovilidad absoluta y la necesidad de una silla de ruedas (esta es mi deducción pero lo mismo no es así).

Al día siguiente de las operaciones ya apoyaba.

Posteriormente, me intervino de la cadera derecha, que era más complicada que la contraria debido al deterioro al que había estado sometida. Me habló de la necesidad de injerto y pensé en el tiempo perdido por no haber acudido a él antes.  Lo cierto es que con la prótesis izquierda sólo estuve ingresado tres días y con la derecha cuatro. Pero tras ambas intervenciones al día siguiente ya apoyaba aunque fuera con ayuda de muletas. El Dr. Villanueva me dijo que cada día que pasara notaría una mejoría y así ha sido. No sólo me siento como antes del accidente sino que l10.

He pasado años sin caso poder salir de casa, sentado en la calle, ahora hasta monto en bicicleta y no tengo molestias, cuando anduve durante años con la pierna, literalmente, girada. El Dr. Villanueva me llamaba cada tres días para ver mi evolución. Es más que mi médico, un amigo, que me ha devuelto la vida, y al que llamo no para pedir consejo o por dudas, sólo por la alegría que me ha concedido: volver a ser el mismo.

Leer más sobre prótesis de rodilla

Leer más sobre prótesis de cadera