banner-artrosis-traumatologia

TRATAMIENTO QUIRÚRGICO DE LA ARTROSIS

El tratamiento quirúrgico de la artrosis difiere según la localización de la artrosis: mano, columna, tobillo, cadera o rodilla.

Para dar una perspectiva comentamos brevemente las opciones quirúrgicas en la artrosis de rodilla.

  • La artroscopia está indicada en casos con cuerpos libres (fragmentos de menisco o cartílago sueltos en la articulación), sinovitis hipertrófica, osteofitos (picos de hueso de la artrosis) dolorosos, roturas meniscales en pacientes con artrosis degenerativa que no responde a las medidas conservadoras.
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva
tratamiento-quirurgico-de-la-artrosis-Dr. Manuel Villanueva

Grave artrosis de rodilla y necrosis. Grandes quistes en la tibia y en el fémur.

 

La artroscopia no está indicada en pacientes que tienen dolor sin asociar bloqueos o pseudobloqueos, fallos, pacientes obesos, con lesiones asociadas de los ligamentos o con pérdida de movilidad, flexo de 15º o flexión menor de 90º o si los síntomas se controlan con el tratamiento médico y rehabilitador.

Entre los factores de mal pronóstico también se incluyen la edad avanzada o la presencia de síntomas durante años, las deformidades angulares importantes (piernas torcidas según lo explicado), las enfermedades inflamatorias con depósito de cristales (ej pseudogota) o la artrosis muy avanzada.

La osteotomía se realiza en casos con afectación preferente de un compartimento (por ejemplo una parte de la rodilla), estando las demás relativamente sanas.
Son contraindicaciones absolutas para hacer una osteotomía correctora las siguientes:

-Dolor difuso no específico
-Dolor de la rótula o de la articulación rótula-fémur como problema principal del paciente
-Inestabilidad grave o moderada de los ligamentos
-Meniscectomía o artrosis del compartimento teóricamente sano, sobre el que se va a desviar el peso.
-Enfermedad inflamatoria
-Expectativas del paciente no realistas

Son contraindicaciones relativas las siguientes:

-Edad de 60 años o mayor
-Pérdida del rango de movilidad de la rodilla
-Obesidad
-Artrosis grave generalizada
-Subluxación tibiofemoral

Los resultados con la osteotomía oscilan, en las series clínicas, entre el 50% y el 90%, a los 10 años entre el 30% y el 80%, dependiendo de los autores y del grado de corrección conseguido con la operación. El resto del porcentaje supone que ha sido necesario hacer una prótesis.

Las complicaciones potenciales son: daño vascular, enfermedad tromboembólica, síndrome compartimental, fractura intrarticular, daño nervioso, insuficiente corrección, pérdida de movilidad…etc, similar a la prótesis.

Con la osteotomía el paciente no puede apoyar en unas semanas, al menos de forma total, a diferencia de la prótesis.

La prótesis de rodilla es la última operación y probablemente la osteotomía no va a evitar su realización, sólo va a contribuir a diferirla.

Es una operación con elevados porcentajes de éxito y excelentes resultados clínicos. El problema es que las complicaciones, sobre todo la infección, si se producen, pueden ser más graves o difíciles de tratar.

Sus resultados son más predecibles y reproducibles que los de la osteotomía. Los pacientes caminan, apoyando, desde las 48 horas aunque han de seguir un periodo de rehabilitación durante 4-6 semanas. Los resultados a 15-20 años varían. En pacientes jóvenes (menores de 55 años) pueden oscilar entre el 85%-100% a 15 años y el 80%-98% a 20 años, excluyendo grupos de riesgo como pacientes con enfermedades inflamatorias.

La prótesis permite tratar de una vez todas las partes afectas de la rodilla, la zona externa, interna y la articulación de la rótula con el fémur.