910 241 343
Seleccionar página

Testimonio Prótesis de Rodilla. Siempre hay Esperanza

Testimonios de Pacientes de Prótesis Rodilla. María de los Remedios Gómez-Monedero Yunta

Paciente con infección crónica de prótesis de rodilla con exposición de la articulación y pérdida del mecanismo extensor.

Yo me operé por privado de una prótesis de rodilla el 28 de febrero del año 2015 y el 7 de marzo del mismo año me caí y me abrí la rodilla.

El traumatólogo que me operó me cosió la rodilla y me hizo una radiografía, sin hacerme ninguna otra prueba más, para ver si todo estaba bien.

Al no mejorar con la rehabilitación me dijo que si quería andar me tenía que poner tendones de trasplante y me volvió a intervenir, dejandome los tendones cortos.

Después de la intervención de rodilla, yo seguía sin poder caminar, porque la operación no fue bien, tanto que tuve que someterme a dos intervenciones mas, y en la última intervención la rótula me quedó 8 cm más alta de lo normal, volviendome a dejar los tendones cortos y teniendo la mala suerta también de coger una bacteria en quirófano. (Ver por qué se infectan las prótesis de rodilla)

Estuve en el hospital un mes con antibióticos por vena y luego en casa 6 meses más con antibióticos por via oral, cambiando de antibióticos constantemente, puesto que la bacteria se hacía resistente a dichos antibióticos.

En esos 6 meses cogí dos bacterias más porque tenía la rodilla abierta.

Yo me operé por privado de una prótesis de rodilla el 28 de febrero del año 2015 y el 7 de marzo del mismo año me caí y me abrí la rodilla.

Sonriendo en tiempos del coronavirus. Siempre hay esperanza

Prótesis de Rodilla infectada: cogí dos bacterias más porque tenía la rodilla abierta

La situación de partida. La rótula es tejido muerto, no hay tendón rotuliano y se ve la prótesis de rodilla.

Prótesis de Rodilla infectada: cogí dos bacterias más porque tenía la rodilla abierta

Se ven las incisiones paralelas, algo repetido en algunos pacientes multioperados que debe evitarse siempre que sea posible.

Al ir a peor fuimos, por mediación de un familiar, a consultar a la Dra Mar Sánchez Somolinos, especialista en microbiología clínica.

Ella nos explicó que estaba muy mal, con mucha infección, y nos puso en contacto con el Dr. Manuel Villanueva Martínez. Este nos dijo que tenía la rodilla muy mal, pero que trataría de hacer todo lo posible por salvarme la rodilla.

Se decició a operarme de la rodilla en dos etapas:

Primero me tuvo que quitar la prótesis infectada de rodilla, además de la rótula y tejidos blandos, puesto que estaban muertos y me puso una prótesis cargada de antibióticos hasta eliminar las bacterias.

En la segunda intervención el doctor se inclinaba por dejarme la pierna rígida, por tener menos riesgo, con esta opción, de coger bacterias.

Yo me empeñe en que me pusiera la prótesis de rodilla, aun sabiendo que llevaba más problema en el caso de que volvieran a salir las bacterias, ya que me exponía a volver a empezar y hacer dos operaciones más.

Yo corrí ese riesgo porque sabía que me había puesto en las mejores manos y confiaba plenamente en él y en su gran equipo, que me ha reconstruido por completo la rodilla.

Gracias a Dios, todo ha salido bien y estoy muy contenta, porque en cuatro años y medio yo no tenía pierna, todo se lo debo al Dr Manuel Villanueva, ojalá le hubiera conocido antes, me hubiera ahorrado mucho sufrimiento.

Muchas gracias doctor, es Ud junto con su equipo, unos grandes profesionales y unas excelentes personas.

Muy agradecidad siempre a todos ustedes.

María de los Remedios Gómez-Monedero Yunta.

Comentario del Especialista en Prótesis de Rodilla sobre este Testimonio.

Remedios tenía una infección crónica de una prótesis de rodilla con exposición de la prótesis de 6 meses de evolución. Esto supone que más y más bacterias, a pesar de tanto antibiótico como recibió pueden asentarse en su rodilla, como así sucedió.

Los problemas que tenía eran:

  • La exposición de la rodilla, de la prótesis y de toda la articulación con un gran defecto con bordes de tejido sin vitalidad. La paciente tenía un gran defecto, dos incisiones paralelas, que le quita vitalidad al tejido y aumenta el riesgo de que se muera o se necrose el puente de piel que queda entre las dos cicatrices y era diíficil cerrar la rodilla y, además, aportar riego o vascularización a la misma.
  • La pérdida del mecanismo extensor, lo que en la practica hacía que no pudiera extender la rodilla y tuviera que caminar con un aparato rígido en extensión.
  • La infección de prótesis de rodilla por tres bacterias con múltiples resistencias y con pocas opciones de tratamiento antibiótico oral.ción se fueron normalizando.

A la derecha, imagen de la rodilla ya completamente cerrada

Remedios tenía una infección crónica de una prótesis de rodilla con exposición de la prótesis de 6 meses de evolución.

Las opciones eran: cirugía en dos tiempos para, en el segundo tiempo dejar la rodilla rígida o para reconstruir toda la rodilla en ese segundo tiempo.

En el primer tiempo se quitó la prótesis de rodilla, se limpió todo el tejido sin vitalidad, incluído todo el mecanismo extensor y todo el tejido potencialmente infectado. La Dra Jiménez, cirujano plástico, nos ayudó a cerrar la piel y le hizo un colgajo de gemelo interno para cubrir la zona y aportar más riego, para que llegasen los antibióticos.

Se colocó una prótesis o un espaciador de cemento cargado con tres antibióticos para aumentar la liberación de antibiótico localmente, en la rodilla, en el fémur y en la tibia.

La doctora Sánchez Somolinos pautó los antibióticos, 10 días intravenosos en el hospital y luego 2 meses con antibióticos orales, en casa, combinando varios antibíóticos para cubrir todas las resistencias de las tres bacterias que estaban causando la infección crónica.

La piel se cerró, no hubo nuevas complicaciones y los marcadores de infección se fueron normalizando.

En el segundo tiempo la opción más segura y de apoyo inmediato era dejar la rodilla rígida con un clavo relleno de cemento con varios antibioticos. Esta opción tenía menos riesgo de reinfección.

La alternativa era poner una prótesis de rodilla de bisagra, también cementada con cemento con varios antibióticos (lo cual reduce un 70% el riesgo de reinfección) y poner un injerto de todo el mecanismo extensor (un trasplante de tendón rotuliano, rótula y tendón del cuadriceps un banco de tejidos).

Al poner un tejido muerto, donde no llegan los antibióticos ni las defensas naturales, esta opción tiene el riesgo mayor de una reinfección de prótesis de rodilla. Aunque esta es la opción natural y la que normalmente aconsejaríamos, en una paciente de 82 años que lleva varias operaciones, de fracaso en fracaso, mi inclinación era garantizar una rodilla estable y curar la infección, dejar la rodilla rígida y no asumir el riesgo de una nueva reinfección.

Pero Remedios nos dio una lección de vida, coraje y ganas de luchar y vivir y dijo que ella entendía ese riesgo pero quería pelear por los dos objetivos que siempre tenemos al tratar una infección de prótesis articular de rodilla: 1.erradicar la infección, 2. Preservar la función de la articulación.

Así lo hicimos, colocando un injerto de todo el mecanismo extensor y cuidando el postoperatorio, que ha de ser lento, para que el tendón no pierda tensión y luego la paciente no quede con un déficit de extensión.

radiografía de la prótesis de rodilla

La radiografía de la prótesis de rodilla.

Aloinjerto o trasplante del mecanismo extensor de prótesis de rodilla

Aloinjerto o trasplante del mecanismo extensor.

Movilidad tras Post cirugía Prótesis de Rodilla infectada: cogí dos bacterias más porque tenía la rodilla abierta

Movilidad de 90º.

La evolución fue muy buena y aún continua la mejoría con un arco de movilidad de 90º, aún en progresión, y extensión completa.

Esta es una cirugía compleja, que exige mucha superespecialización, la coordinación de un equipo multidisciplinar con experiencia en este tipo de problemas, pero sobre todo, como Remedios nos enseñó, exige determinación, esperanza, ganas de vivir y de luchar.

Gracias a Ud y a su familia por esa lección y por su cariño y humanidad.

Dr. Manuel Villanueva.