Testimonio Prótesis de Cadera. El dolor se había hecho dueño de mi vida.

Testimonio de prótesis de cadera: El dolor se había hecho dueño de i vida. Autora: Maria José Jiménez.

Celebro el primer aniversario de mi intervención, disfruto plenamente de la vida. Es un “coming back to life”, un “volver a la vida”, como el título de una de mis canciones favoritas.

Me he decidido a escribir mi testimonio, para dar ánimos a todas aquellas personas que, como yo, sufren de artrosis, y principalmente a aquellos que la padecen a una edad temprana. Hace siete años, empecé a sentir dolores de cadera por artrosis.

Poco a poco y año tras año, el dolor y la falta de movilidad iban en aumento, hasta que hace algo más de un año, la situación se hizo insufrible.

En ese momento, comenzaron las visitas a varios traumatólogos y tras diversas pruebas diagnósticas y a pesar de que ya apenas tenía cartílago en mi cadera izquierda, los traumatólogos desaconsejaban una intervención de prótesis total de cadera, manifestando que era muy joven para esa intervención, (pues tenía 45 años).

Los antinflamatorios se hicieron mis aliados. El dolor tan grande que sufría se había hecho literalmente “dueño de mi vida”, y analizando la opinión de los especialistas que había visitado, me di cuenta que era muy joven para estar en esta situación, y no poder llevar una vida normal (apenas podía andar 100 metros sin pararme), y por ello, de alguna forma, mi mente se “reveló” contra ello.

Recordé una de mis frases favoritas: “de los problemas no hay que preocuparse, sino ocuparse”, y comencé a realizar averiguaciones sobre quién era el mejor especialista de cadera, y consultar su opinión.
Había oído hablar del Dr. Manuel Villanueva Martínez y su currículum y experiencia me dieron confianza. Y así fue como visité al doctor en su consulta. Tras su diagnóstico y dado lo avanzado de mi artrosis en la cadera, le hablé de la posibilidad de la intervención de prótesis. Le expuse mis dudas, y como no, mis miedos.

Sus explicaciones fueron tranquilizadoras y la seguridad y la confianza que me trasmitió el Dr. Manuel Villanueva fueron determinantes para que yo tomara la decisión pasados unos días después de la primera visita. Una de las mejores decisiones de mi vida, sin duda.

La cirugía se programó todo lo pronto que pudo, lo cual también le agradezco infinitamente al Dr. Villanueva y a su equipo, pues los dolores se agravaban y la cadera tenía mucho bloqueo.

La intervención fue perfectamente bien. A las 22 horas de haberme operado andaba con muletas, y trascurridos dos días desde la operación, ya estaba de alta hospitalaria y en mi casa. Durante la recuperación el Dr. Villanueva estuvo pendiente personalmente de mi evolución en todo momento. Poco a poco dejé de utilizar las muletas y con el cuidado de los fisioterapeutas y ejercicios poco a poco gané movilidad. La natación también me ayudó en la recuperación.

Hoy puedo presumir de tener movilidad total de la cadera con prótesis y atrás han quedado los años de sufrimiento, y ahora disfruto de las actividades olvidadas desde hace años: bailar, largas rutas de senderismo, natación…

Me faltarán días, horas y palabras para agradecer al Dr. Manuel Villanueva Martínez, su gran profesionalidad, su grado de confianza, amabilidad, cercanía e implicación de la que podemos disfrutar todos sus pacientes, y doy gracias por haberme encontrado en mi camino a este excelente profesional.
Gracias también al maravilloso equipo de Avanfi por su cariño y amabilidad mostrados.

Ahora que celebro el primer aniversario de mi intervención, disfruto plenamente de la vida. Es un “coming back to life”, un “volver a la vida”, como el título de una de mis canciones favoritas.

Maria José Jiménez Montesinos.