Fractura de las Falanges y Metacarpianos

nosotros en traumatología

Pioneros en el Abordaje Integral y Multidisciplinar de las Lesiones Deportivas

La filosofía para buscar la excelencia es la superespecialización en cada área y ayudar al paciente a encontrar las mejores manos, con nuestro equipo de superconsultores, o remitiéndole a otros equipos médicos que pudieran estar más especializados en su patología.

Sin duda y como todos los deportes en los que se juega el balón con las manos, como es el caso del baloncesto, balonmano o voleybol, es la lesión de las pequeñas articulaciones de los dedos. El gesto típico que provoca la lesión suele ser el golpeo de la pelota directamente contra la punta del dedo, estando éste extendido. Esto va a provocar un traumatismo de la articulación más cercana a la punta del dedo, que si es de una intensidad importante, puede llegar a provocar una fractura o un arrancamiento del tendón extensor del dedo. La consecuencia es un “dedo en martillo” que es un dedo en el que la punta del mismo se encuentra “caída”  o “doblada” respecto a la punta de los demás dedos.

El baloncesto es uno de los deportes donde más se producen las fracturas de las falanges.

El diagnóstico de la fractura de las falanges se realiza mediante exploración clínica y una Rx simple suelen ser suficiente.

Debe acudir al médico inmediatamente tras producirse la lesión.

El tratamiento de la fractura de las falanges es sencillo y el éxito depende del momento de instauración. Una vez diagnosticado, se coloca un tipo de férula o inmovilización, a modo de dedal, y se debe mantener entre 4 y 6 semanas. Un método para evitar que se produzcan estas lesiones consiste en colocar los llamados vendajes funcionales.

El tratamiento quirúrgico de la fractura de los metacarpianos suele estar indicado para reparar todas las estructuras ligamentosas dañadas así como estabilizar la fractura.

El motociclismo es el deporte en el que más lesiones se producen en el primer dedo. El motivo es el choque de la base del pulgar con la maneta del freno o del embrague. Se produce un desplazamiento lateral del dedo, rompiendo los ligamentos de la articulación o bien provocando una fractura. En estos casos, el tratamiento quirúrgico suele estar indicado para reparar todas las estructuras ligamentosas dañadas así como estabilizar la fractura.

También ocurre en los porteros de fútbol debido a un balonazo que colisiona con el dedo y lo desplaza.

especialista en Lesiones Mano y Muneca / Fractura Falanges y metacarpianos

Reducción abierta y síntesis con placa y tornillos