Lesiones Pie y Tobillo Fascitis Plantar Dr. Manuel Villanueva

¿Qué es la Fascitis Plantar?

La fascia plantar es una estructura acintada formada por tejido colágeno que se localiza en la planta del pie y que se expande, a modo de abanico, desde el hueso del talón o calcáneo, hasta la región anterior del pie. Su misión es la de amortiguar los impactos y dar soporte al pie cuando caminamos, corremos o saltamos.

El paciente refiere dolor en la parte interna del talón que empeora, llegando a provocar cojera, al levantarse de la cama o tras permanecer un tiempo sentado, y que se alivia trascurridos unos pasos. Conforme progresa la enfermedad también se aprecia un empeoramiento nocturno.

La palpación del origen de la fascia plantar en la zona medial del talón es dolorosa, pudiendo identificarse, perfectamente, el punto doloroso a punta de dedo. El dolor puede irradiarse hacia la zona anterior del pie, siguiendo el arco plantar interno.

Si hacemos deporte, el dolor irá disminuyendo conforme la fascia se va “calentando”, pudiendo llegar a pasar desapercibido o convertirse en una molestia tolerable. Sin embargo, cuando, una vez acabado el ejercicio, el pie se enfría, el deportista corredor con fascitis plantar nota un importante dolor en la parte posterior del arco del pie que puede llegar a provocar cojera y que puede durar dos o tres días.  

En los casos más graves los pacientes no pueden hacer deporte porque el dolor se lo impide. 

Os dejemos este vídeo sobre la lesión, una de nuestras técnicas Quirúrgicas Premiadas por la Academia Americana: ¡No os lo perdáis!.

 


La cirugía de la fascitis plantar consiste en “soltar” parcialmente la fascia en la zona de su inserción en el hueso del talón, donde está la zona dañada. Puede hacerse de forma percutánea, es decir, sin usar una incisión estándar, con una mínima incisión, siendo de esta forma posible también resecar el espolón calcáneo. También puede introducirse una pequeña óptica para hacer la liberación o fasciotomía de forma endoscópica.

La cirugía ultra mínimamente invasiva guiada por ecografía de la fascitis plantar nos permitirá ser aún más selectivos, sin dañar estructuras asociadas, favoreciendo una recuperación más rápida del deportista. Usaremos para tal fin bisturíes especiales diseñados para tal fin. 

 En casos rebeldes o de fracaso de todo lo expuesto anteriormente se debe realizar una exposición abierta de la zona y hacer fasciotomía parcial o total  además de liberación de las ramas nerviosas que pueden verse afectadas por el proceso crónico.

La recuperación a la vida normal ha de hacerse de forma progresiva, coordinada con el ortopodólogo por si hay que readaptar las plantillas a la nueva situación.

 La reincorporación a la vida deportiva tras una fascitis plantar puede llevar semanas o, en algunos casos muy cronificados meses realizando un entrenamiento progresivo de la fuerza, resistencia y propiocepción, readaptando al paciente a la nueva situación del pie, para evitar que la pisada sea dolorosa, y no se obtenga el beneficio pretendido con la intervención quirúrgica.

SIN USAR

 

 

Compartir en tus Redes:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!