Testimonio Prótesis de Cadera Alberto Jiménez por el especialista en traumatología y cirugía ortopédica

Hola, Manuel:

Hace un año y un día (21/08/18) que hablamos “en serio” para fijar fecha de intervención de mi cadera izquierda.

Realmente tendría que haberte mandado este mensaje allá por junio, porque habíamos quedado en que pasaría revisión en esas fechas…pero bueno, como ahora sí que nos vamos a ver, creo que este es un buen momento, pasadas las vacaciones estivales, que siempre son un buen “test” para una cadera operada.

Toca vernos en revisión y toca cumplir con lo que hablamos: contarte cómo me siento.

Qué quieres que te diga…no hay día que no recuerde esa conversación del pasado 21/08/18…me convenciste de que era el momento y me ayudaste a definir cómo hacerlo para ponerme en tus manos. Una vez más. Estaba en El Playazo de Rodalquilar, en Almería, mi casa, mi tierra.

Recuerdo ese día con gran emoción: por el contenido de la conversación y los temas personales que nos contamos y porque desde finales de 2015 hasta ese día había vivido un viaje un poco oscuro y demasiado introspectivo: mezcla de temas personales y por qué no decirlo, con miedo al quirófano, al dolor postquirúrgico…no lo niego, retrasando de alguna manera el momento…tú lo sabes…en pacientes jóvenes, “duele más”. Quedamos en que había que operar el 02/10/18.

Como siempre, no decepcionas: me he puesto en tus manos y la de tus ángeles (tu equipo de enfermeras y rehabilitadoras); con lo mejor que en cada momento ofrece el arte y la tecnología médica…y ya sabes el resultado: me has sorprendido una vez más con una intervención perfecta y sin ninguna complicación y una recuperación increíble en un mes. Con dolor minimizado y superado. El 05/11/18 estaba de nuevo trabajando.

Me acuerdo de ti y de todo tu “equipo de ángeles” todos los días. En gestos muy comunes y cotidianos en los que normalmente nadie “normal” repara: en la ducha enjabonándome un pie, sentado poniéndome un calcetín o haciéndome el lazo de los zapatos…y sobre todo recién acostado o recién despierto, estirado en la cama para DESCANSAR. SIN DOLOR. Sin dolor tumbado de lado, tumbado boca abajo…El que no ha convivido con un cuadro crónico de dolor no puede ni hacerse una idea del placer, de la satisfacción de poder hacer estos pequeños gestos de la vida cotidiana sin dolor; sin verte limitado, sentirte flotando en la cama… SIN DOLOR. Es un placer indescriptible. QUE YA POR DOS VECES ME HAS REGALADO. Quizás para alguien que no ha pasado por situaciones de dolor continuo, estas imágenes que he traido de ejemplo resulten situaciones fuera de lugar o ridículas. Quien haya estado en mi sitio seguro que entiende por qué las menciono.

Porque tu buen trabajo me permite disfrutar de lo cotidiano, porque no somos conscientes de lo importante que es la salud…hasta que la perdemos.

En fin, ya sabes lo bien que ha ido todo desde ese 02/10/18 en que fue la operación de mi cadera izquierda. Pues ahora te voy a contar lo último: este verano “he puesto a prueba tu trabajo”, nada más y nada menos que viajando a Nueva York con mi hija Iris. Me he puesto a prueba en “tu Ciudad Interior”, todo un “desafío para dos prótesis de cadera” (la “nueva” y la “vieja”, la derecha, que ya ha cumplido 11 años desde que me la operaste (26/05/2008)): jornadas maratonianas de andar de aquí para allá, qué te voy a contar. Quizás algo tenga que ver este viaje a Nueva York con esas mágicas vistas de la Gran Manzana que nos regalas con tus maravillosas fotografías en las paredes de AVANFI. Otro detalle que tienes con los pacientes, compartiendo tu visión tan personal e íntima de esos paisajes superlativos que nos invitas a ver, desde tu punto de vista, colgados en las paredes de Ia clínica.

En fin, desde el pasado octubre en que me operaste, ahora que casi va a hacer un año, rememoro todo lo vivido y me quedo con lo más importante: la ausencia de dolor, que te revitaliza día a día, que te hace sentir renacido, rejuvenecido; que te reconcilia con la vida y, sobre todo, con los que te rodean, porque el dolor afecta incluso tu carácter, inevitablemente.

Qué más puedo decirte, Manuel. Me miras y sabes que todo esto es verdad.

Gracias por regalarme calidad de vida y vida de calidad. Un abrazo, Doctor, Amigo.

Nos vemos pronto. Te llevo en el corazón, Manuel. Gracias.

Comentario del Especialista

Gracias Alberto por tu confianza y por tu amistad. Verte tan contento, con la salud y confianza necesarias para afrontar la nueva etapa de tu vida, es una alegría y satisfacción enormes.
Los resultados de la protesis de cadera en el paciente joven son excelentes en mas del 95% de los casos y deben mantenerse más de 20-25 años; pero siempre es bueno transmitir que no todos los pacientes irán tan bien ni alcanzarán tus límites, ni pondran la pierna en la cara, como haces tú, cual gimnasta olímpico. Siempre el paciente, con su voluntad y tesón, tiene tantas herramientas para su curación como el médico.
Gracias !!
Compartir en tus Redes:
error

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *