TENEMOS QUE COMPARTIR NUESTRA EXPERIENCIA

TESTIMONIO PRÓTESIS DE CADERA

Jerónimo Jiménez Serrano

A los pacientes hay que decirles siempre la verdad, reconocer los errores y no tapar las cosas para que el enfermo se crea siempre que está en las manos de los mejores. Me admiró su franqueza y que ‘cogiera al toro’ por los cuernos a sabiendas de que estaba cansado y decepcionado. Agradezco al Dr. Villanueva y su equipo esta iniciativa que, en definitiva, nace por todos nosotros.

Tengo 63 años y llevo cuatro años luchando para recuperar mi total movilidad tras recibir una prótesis en la cadera derecha. Para mí es una satisfacción y una alegría poder aportar mi experiencia en Testimonios, ésta comunidad recién inaugurada, con el fin de que mi caso pueda servir a otros pacientes que se encuentren o puedan encontrarse en mi situación. Creo que este espacio cubre un vacío en España sobre la consideración y valoración de nuestra problemática. A raíz de mi intervención, he conocido a muchos pacientes a quienes afortunadamente les ha ido bien con su prótesis y a otros a quienes no les ha ido bien, como ha sido mi caso. Pero parece que, cuando esta intervención falla (bien porque la prótesis se luxa o se infecta), pasamos al trastero. Nadie habla de nuestros casos, nadie nos orienta, nadie nos entiende. Ahora, podemos hacernos oír.

Mi vida transcurre, desde hace cuatro años, entre la rehabilitación matutina y mis aficiones vespertinas, como la lectura. Aunque estoy jubilado, sigo gestionando mi empresa de Jaén, aunque resido en Madrid.

Hace cuatro años me empezó a doler la cadera, tengo artrosis, una enfermedad que ha tenido toda mi familia, y por ello aunque el dolor debutó en la cadera, también actualmente tengo problemas en otras articulaciones, como el hombro.

Decidí buscar información y acudí a Madrid en busca de asistencia. Pasé por una artroscopia sin resultados, hasta que decidieron colocarme una prótesis, con la mala suerte de que sufrí una luxación estando en el propio hospital. Por este motivo volví a pasar por quirófano y por la subsiguiente rehabilitación. Parecía que todo iba bien, pero mi pierna derecha sufrió una rotación de 90 grados y un acortamiento de tres cm respecto a la izquierda. Pese a ello, la recomendación de los médicos que me atendieron fue colocarme un alza y seguir andando y andando. Desconocía realmente que significaba todo este proceso y me resigné a lo que me recomendaban porque claramente no hay información para el paciente ni orientación sobre este tema en internet, como sucede con otros problemas de salud: cáncer, cirugía contra la obesidad, diabetes o dolencias cardíacas, por poner unos ejemplos. Sólo he conocido algo más gracias a la intervención del Rey.

Pero en noviembre de 2012 la cadera me empezó a doler de forma insoportable y decidí buscar una segunda opinión. Un amigo me recomendó al Dr. Villanueva al que acudí y que decidió tratar mi caso. Desde el principio sospechó la posibilidad de que hubiera infección y paralelamente, cuando me estaba sometiendo a mis chequeos médicos rutinarios en la analítica se desveló todo.

El equipo de Villanueva confirmó la infección por estafilococo resistente a antibióticos y empezó el protocolo. Se me retiró la prótesis y se me puso una provisional, hasta que a los dos meses se me volvió a intervenir para colocarme la definitiva. Esta operación se adelantó a la fecha prevista porque tropecé de forma tonta y me rompí el fémur y la prótesis. Una vez con la prótesis definitiva, mi médico me comunicó que había que volver a entrar a quirófano, que la rotura del fémur había complicado todo y que había que drenar un hematoma y ajustar el bloqueo de la prótesis. Me admiró su franqueza y que ‘cogiera al toro’ por los cuernos a sabiendas de que estaba cansado y decepcionado. Pero me dijo que “a los pacientes hay que decirles siempre la verdad, reconocer los errores y no tapar las cosas para que el enfermo se crea siempre que está en las manos de los mejores”. Este acto terminó de rebosar el depósito de confianza que tenía en él.

Han sido cuatro años y cinco intervenciones, Yo siempre he sido optimista y luchador. Sigo con mi rehabilitación y cada día mejor, pero tengo que reconocer que ha sido un camino largo y tortuoso en el que me he encontrado solo muchas veces. He leído, visto y escuchado como pacientes de otras patologías comparten sus experiencias y eso anima los unos a los otros. Creo que esta es nuestra oportunidad. Una infección de cadera es un tema serio que puede traer graves consecuencias. Desde este espacio todos podemos crecer. Ánimo a otros pacientes a que participen, pero sobre todo agradezco al Dr. Villanueva y su equipo esta iniciativa que, en definitiva, nace por todos nosotros.

TENEMOS QUE COMPARTIR NUESTRA EXPERIENCIA

COMENTARIO DR. VILLANUEVA

Muchas gracias Jerónimo por su amistad y su espíritu crítico.

Su caso, con una fractura que favoreció que se le hundiera la prótesis de cadera, se luxara y finalmente con el diagnóstico de infección oculta tras varias operaciones resume algunas de las complicaciones peores que pueden ocurrir. La fractura y el hundimiento de la prótesis le causo el acortamiento y rotación de la pierna por lo que tuvo que caminar con una pierna rotada casi a 90º y acortada 3 cm durante unos años.

La reoperación nos permitió curar una infección latente que le estaba comprometiendo la salud y la función de la pierna, además de realinearle la pierna y devolverle la longitud.

Después de eso, Jerónimo se ha enfrentado a otras operaciones de ortopedia con buen resultado por lo que siempre es una alegría cuando hablamos y vemos que sigue en sus proyectos con tanta ilusión.

Muchas complicaciones tienen soluciones, como afortunadamente fue su caso, aunque desgraciadamente no siempre podemos garantizar el resultado.

Le deseo que siga construyendo empresas, haciendo el bien y ganando amigos. Desgraciadamente la política no podemos arreglarla operando.

Muchas gracias por su lucha y su amistad.

Compartir en tus Redes:

One thought on “Testimonio Prótesis de Cadera: ‘Tenemos que Compartir Nuestra Experiencia’

  1. Gracias Jerónimo por su comentario. Jerónimo tuvo una fractura que afectaba a la estabilidad de la prótesis, por lo que esta se hundió y rotó, hasta encajarse en una posición anormal. En este proceso se luxó y tuvo que ser reoperado. El caso es complejo porque también la infección es una causa de luxación.
    A mi, en su proceso, lo que mas sorprendente me resulta es que una persona tan capaz y emprendedora diese por bueno su resultado, con la pierna acortada mas de 3 cm y rotada 90º a externo. Seguramente refleja la falta de información en estas cirugías tan complejas. Espero que con esta comunidad aumenten las oportunidades de conseguir información y apoyo para muchos pacientes.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!