910 241 343
Seleccionar página

Luxación Acromio-Clavicular

En la luxación acromio-clavicular se pueden dañar una serie de estructuras que, si no se reparan bien, pueden comprometer la función y estabilidad de la articulación, como función y estabilidad, como los ligamentos coraco-claviculares, la cápsula articular o los músculos deltoides y trapecio.

El cinturón escapular está compuesto por tres articulaciones reales: la acromio-clavicular, la escapulo-humeral y la esterno-clavicular y dos articulaciones funcionales: la toracico-escapular y la subacromial.

fractura de la clavícula

Elementos de la cintura escapular. En azul las articulaciones funcionales, en rojo las verdaderas articulaciones.

Mecanismo de la Lesión de la Luxación Acromio Clavicular.

Las luxaciones acromio-claviculares pueden producirse por un traumatismo directo sobre el hombro o por un traumatismo indirecto, sobre el codo o la mano. En este caso, al caer sobre el brazo en abducción o separación, la clavícula hace palanca sobre la primera costilla y rompe los ligamentos coraco-claviculares.

Síntomas de la Lesión de la Luxación Acromio Clavicular.

El paciente presentará dolor en el extremo de la clavícula y limitación funcional en ese hombro. Puede apreciarse deformidad y asimetría, con respecto al hombro contrario, según el grado de afectación. Si la articulación está inestable y desplazable puede existir el “signo de la tecla”, al apretar la clavícula esta se reduce y al soltar vuelve a levantarse o desplazarse.

El diagnóstico de la luxación acromo-clavicular se completará con las pruebas de imagen, generalmente radiografías simples en proyección AP y axilar (especialmente útil para la deformidad tipo IV) y, excepcionalmente, resonancia magnética o TAC. En los grados 5 y 6 (ver luego) hay que descartar alteraciones neurovasculares asociadas.

Las radiografías comparativas en carga, o con peso en los brazos, pueden ayudar a diagnosticar y clasificar la lesión. El tipo de lesión, y de paciente, determinará el tratamiento de elección y el pronóstico.

Clasificación de la Luxación Acromio Clavicular.

Rockwood clasificó en 6 los tipos de lesiones acromioclaviculares.

Tipo I. Hay un daño de la cápsula articular. Los ligamentos coraco-acromiales están íntegros. No hay deformidad del hombro, sólo dolor en la articulación. La radiografía es normal. Pueden apreciarse calcificaciones tardías, una vez cura la lesión, u osteofitos en la articulación.

Tipo II. Cuando hay ruptura de la cápsula articular y daño incompleto de los ligamentos coraco-claviculares. Puede existir cierta deformidad del hombro, el dolor puede ser más intenso y la lesión es, potencialmente, inestable.

Dr. Manuel Villanueva especialista en traumatología y lesiones deportivas

Asimetría respecto al hombro sano.

Dr. Manuel Villanueva especialista en traumatología y lesiones deportivas

Tipo III. Cuando la lesión es más grave y los ligamentos coraco-claviculares, cápsula articular están rotos. Puede existir daño muscular del deltoides en su inserción clavicular. Se puede producir una gran deformidad y daño de la articulación por tracción del trapecio.

Tipo IV. La lesión es igual a la del tipo 3, pero la clavícula está luxada o desplazada a posterior. Su extremo está incarcerado o introducido dentro del trapecio.

Tipo V. En este tipo existe un daño de todas las estructuras capsulares y de los ligamentos y también de los músculos deltoides y trapecio. La clavícula está luxada y ascendida, con respecto al acromion. Puede ser reducible con la presión con la mano, pero al soltar se vuelve a luxar: “signo de la tecla”.

Tipo VI. Es muy rara. Existe una luxación anterior. La clavícula se coloca por detrás del tendón conjunto del coracobraquial y bíceps. Se puede producir por un mecanismo combinado con abducción forzada.

Tratamiento de la Luxación Acromio Clavicular.

En los tipos I y II de luxación acromo-clavicular, el tratamiento recomendable es el tratamiento ortopédico, con el brazo en cabestrillo, medicación, hielo, analgésicos, antiinflamatorios y medidas físicas, seguido de fisioterapia.

En el tipo I puede bastar con 1-2 semanas de tratamiento y en el tipo II con 2-4 semanas.

En el tipo III puede hacerse tratamiento sintomático en pacientes de baja demanda física, durante 3-6 semanas con inmovilización y terapia física o tratamiento quirúrgico en trabajadores manuales y deportistas.

En los tipos IV, V, VI  de luxación acromo-clavicular se suele indicar la reconstrucción quirúrgica, reparando músculos y ligamentos. Hay múltiples operaciones descritas y, a día de hoy, ninguna ha demostrado superioridad sobre otras. Se realizan reparaciones y plastias tendinosas, enclavijamientos con agujas (Phemister); reparación con tornillos, alambres, placas específicas e incluso la resección de extremo externo de clavícula.

El objetivo es recuperar la fuerza, evitar la deformidad y el dolor, y dejar un hombro funcional sin pérdida de movilidad.

Lesiones de Hombro, Lesión Acromio Clavicular
Dr. Manuel Villanueva especialista en traumatología y lesiones deportivas

Luxación acromio-clavicular en reconstrucción con TAC 3D. Deformidad residual y asimetría de hombros en paciente joven.