Enfermedad de Sinding – Larsen – Johansson

nosotros en traumatología

Primer Equipo del Mundo

Con 13 Técnicas Quirúrgicas Originales Avaladas por la Academia Americana de Cirujanos Ortopédicos, AAOS.

Técnicas Quirúrgicas de Prótesis de Rodilla con Cirugía Ecoguiada

Ser superespecialista de prótesis de rodilla supone la capacidad para diagnosticar y tratar, optimizando las posibilidades de éxito, todos los problemas y complicaciones de un área de la especialidad, desde los casos más fáciles hasta los más complejos.

La fisiopatología es similar a la enfermedad de Osgood-Schlatter y se considera el resultado de una fuerza excesiva de presión y tensión del tendón rotuliano, debido a tracciones repetidas, sobre el polo inferior de la rótula (aun parcialmente cartilaginoso en adolescentes).
Las dos entidades pueden, en ocasiones, coexistir.

Estos traumatismos repetidos pueden producir daño del cartílago, hinchazón y dolor y, finalmente, fragmentación del polo inferior de la rótula, engrosamiento del tendón o bursitis.

Cuadro Clínico de la Enfermedad de Sinding Larsen Johansson

El Cuadro Clínico de la Enfermedad de Sinding-Larsen-Johansson se caracteriza por dolor, que aumenta al cargar el tendon en flexión, limitación funcional y leve derrame o inflamación subrotuliana.

El cuadro aparece en adolescentes entre los 10-14 años de edad pero con mayor frecuencia en varones que juegan al futbol, voleibol, carrera o saltos.

La clínica, la ecografía o la RMN confirman el diagnóstico de esta lesión deportiva y traumatológica. Se puede objetivar el engrosamiento del tendón, la fragmentación del polo inferior de la rótula y la bursitis.

Enfermedad Sinding-Larsen-Johansson Lesiones de Rodilla
Lesion Rodilla Sinding Larsen Johansson Dr. Manuel Villanueva

Tratamiento de la Enfermedad de Sinding Larsen Johansson

El tratamiento de la enfermedad de Sinding Larsen Johansson pasa por la restricción de las actividades deportivas y se produce una recuperación completa.

En la fase aguda, el reposo y las medidas conservadoras son fundamentales. Se aconseja restringir los deportes más lesivos por otros como natación, que traumatizan menos el cuádriceps, durante 1-2 meses.

La evolución normal es la recuperación completa espontánea. Cuando la rótula se osifica completamente las molestias desaparecen y las complicaciones son excepcionales.