banner-lesiones-deportivas. traumatología y medicina deportiva

ENFERMEDAD DE OSGOOD-SCHALETTER | LESIONES DE RODILLA

La enfermedad de Osgood–Schlatter es una de las causas más comunes de dolor de rodilla en adolescentes activos que practican deportes. Descrita en 1903, de forma separada, por Osgood y Schlatter como una condición dolorosa de la tuberosidad tibial se creía que era una avulsión parcial de la misma en la inserción del tendón rotuliano.

Es una osteocondrosis no articular o apofisaria, una forma de osteonecrosis idiopática del núcleo de osificación de la Tuberosidad anterior de la tibia. Se ha considerado también una apofisitis por tracción.

Afecta a varones en proporción 2/1 y es bilateral en el 50% de los casos. En los niños la edad de presentación es entre los 10-15 años y en las niñas entre los 8-12.

TRATAMIENTO DE LA ENFERMEDAD DE OSGOOD-SCHALETTER | LESIONES DE RODILLA

La resolución espontánea puede tardar en producirse 2 años. Se debe informar a los padres que no existen secuelas excepto la limitación deportiva en las fases de dolor. Excepcionalmente se puede inmovilizar la rodilla en periodos cortos, 3-4 semanas. 

El tratamiento con ondas de choque ha demostrado en estudios indexados mejorar la función y el dolor en el 75% de los pacientes tratados con esta terapia, sin efectos secundarios publicados (Pediatrics). 

Aunque las infiltraciones no se han recomendado tradicionalmente para la enfermedad de Osgood-Schaletter, algunos estudios recientes prospectivos randomizados han comparado la terapia física con la infiltración simple o con la proloterapia en adolescentes con enfermedad de Osgood-Schlatter recalcitrante y limitación deportiva.

La infiltración de la apófisis con dextroxa al 12.5% y lidocaína al 1% combinadas era superior a la terapia física o a la infiltración aislada de lidocaína en cuanto a reducción de los síntomas y capacidad física para mantener la actividad deportiva.

Las complicaciones son excepcionales. Si existe una apofisiolisis puede darse luego un cierre prematuro de la fisis, con recurvatum o una patela alta o inestable, que predisponga a la condropatía rotuliana. La apofisiolisis es indicación de reducción y síntesis quirúrgica.

Lesion Rodilla Enfermedad Osgood-Schlatter Dr. Manuel Villanueva

Reducción quirúrgica y síntesis de una apofisiolisis. Si se daña la parte anterior de la fisis (epifisiodesis) sólo crece por la zona posterior creando una deformidad en recurvatum (arco hacia atrás). 

ETIOPATOGENIA DE LA ENFERMEDAD DE OSGOOD-SCHALETTER | LESIONES DE RODILLA

Se han postulado muchas teorías etiológicas: necrosis aséptica, infección, una avulsión del centro de osificación, apofisitis de tracción del centro de osificación secundario de la tuberosidad tibial debido a tracciones repetidas, tendinopatía.

La enfermedad de Osgood-Schlatter se ha descrito como una apofisitis por tracción de la tuberosidad tibial debido repetidas sobrecargas sobre el núcleo de osificación secundario de la TTA. Los estudios secuenciales mediante RMN en adolescentes sintomáticos (jugadores de tenis) han objetivado que los osículos (islotes de cartílago separado que se osifica) del núcleo de osificación son comunes y generalmente asintomáticos. Estos osículos pueden irritar o pellizcar el tendón patelar, causando limitación al correr o arrodillarse. Sin embargo en los pacientes con Osgood-Schlatter sintomáticos las RMN han objetivado alteraciones en el tendón patelar en el 100% de los casos y sólo un 32% de los casos con osículos.

Además cuando mejoraba la tendinosis patelar los pacientes se volvían asintomáticos, pese a que persistían los osículos. Por lo tanto las microfracturas o avulsiones de los núcleos de osificación no parecen ser la primera causa de dolor y limitación. Por lo tanto el concepto, de acuerdo a recientes estudios de RMN y ecografía, iría más en la línea de una tendinopatía o entesopatía del tendón rotuliano en su inserción en el tubérculo tibial que el clásico de un daño avascular. 

Lesion Rodilla Enfermedad Osgood-Schlatter Dr. Manuel Villanueva

Osículos en paciente con enfermedad de Osgood-Schlatter

CUADRO CLÍNICO DE LA ENFERMEDAD DE OSGOOD-SCHALETTER | LESIONES DE RODILLA

Se debe sospechar en pacientes de estas edades con dolor, inflamación y sensibilidad en la zona de la tuberosidad tibial. Los pacientes se quejan de dolor intermitente, tras los esfuerzos, el deporte, o de dolor con la extensión resistida. No existe derrame articular pero puede haber cierta tumefacción de la tuberosidad anterior de la tibia.

La enfermedad de Osgood-Schlatter ocurre o debuta en la fase apofisaria, que corresponde con el máximo crecimiento de la placa de crecimiento. Existe una correlación entre la gravedad de la enfermedad y la duración desde el inicio de los síntomas hasta la primera visita y la fase de crecimiento. Los niños con mayor tiempo entre el debut del dolor y la visita al médico suelen tener un cuadro más grave. También aquellos en la fase ósea de osificación tenían cuadros más graves.

Algunos de los factores predisponentes postulados son la altura (no concluyente en muchos estudios), el peso, el Índice de Masa Corporal. En algunos estudios a mayor peso o IMC más gravedad del cuadro. Otros factores predisponentes postulados son el aumento del ángulo Q, la retracción de isquiotibiales o triceps sural, la rótula alta y el genu valgo. 

El diagnóstico diferencial lo estableceremos con el arrancamiento de la apófisis (apofisiolisis), las bursitis, tendinítis rotuliana, las enfermedades reumáticas el dolor irradiado o la osteocondrítis disecante.

RADIOLOGÍA DE LA ENFERMEDAD DE OSGOOD-SCHALETTER | LESIONES DE RODILLA

Las fases de crecimiento óseo de la tuberosidad tibial fueron definidas por Ehrenborg como: fase A, cartilaginosa, fase B, apofisaria, fase C. episisaria y D: ósea.

Lesion Rodilla Enfermedad Osgood-Schlatter Dr. Manuel Villanueva

La gravedad de la enfermedad ha sido definida como: grado I: con ligera elevación o prominencia de la tuberosidad tibial,
grado II con radiolucencia de la tuberosidad tibial y grado III con fragmentación de la tuberosidad o presencia de un osículo.

 

Los cambios radiológicos muestran la irregularidad de la apófisis con separación de la tuberosidad tibial en las fases iniciales y fragmentación en las fases tardías.