Testimonio-Prótesis-de-cadera-Pilar-Fernandez

Autora:  Pilar Fernández Torija

Ayer pasé la revisión anual después de haberme operado de la cadera. Y lo hice con la tranquilidad de quien se sabe curado.

Atrás quedaron esos días en los que creía que me había cambiado bruscamente mi forma de vida. Soy deportista. Empecé cumplidos los cuarenta a correr por mi cuenta gracias a los consejos de mi profesor de Educación Física, compañero del Instituto. Pocos años después quedé viuda y empecé a practicar más en serio la carrera de fondo. Con 53 años corrí mi primer Maratón en Madrid. Muchos pódiums y alegrías me ha proporcionado este deporte. A los 60 años me pasé al Triatlón, llegando a ser en 2015, subcampeona de España en Duatlón sprint.

Sin embargo, al final de ese año empezó a dolerme de tal forma la cadera derecha que me imposibilitaba correr. Fui a un especialista de medicina deportiva en Madrid y allí me informaron que la tenía destrozada. Es verdad que, en las revisiones deportivas antes de correr las maratones, me informaron que tenía una cadera un poco más alta que la otra. Era de nacimiento, pero mi cuerpo con el paso del tiempo ya lo habría compensado, pensaba yo.

Cuando me comunicaron que las soluciones momentáneas eran las infiltraciones, células madre y dejar de correr, mi mundo se desmoronó de golpe. No hace falta explicar lo que se siente cuando una afición que te está dando amistades, ritmos de vida saludables y, en definitiva, buena calidad de vida, se pierde en un momento.

No me resignaba y busqué otros especialistas que me aportaran otras soluciones. Y así fue cómo me sometí a la reconstrucción de mi cadera mediante artroscopia, aun sabiendo que solo tenía un 30% de éxito. Si podía seguir corriendo, aunque fuera pocos kilómetros, eso me bastaría. Pero no fue así y fracasó la intervención.

Fue un año que iba coja porque sufría fuertes dolores al andar. Mi único objetivo era hacer una vida más o menos normal y sin dolor. Por las mañanas al Centro del Agua a nadar, por la tarde bicicleta estática en mi casa. Todo con el ánimo de mejorar y no perder mucha masa muscular.

Entonces mi amiga me habló del Dr. Manuel Villanueva que había operado a un amigo suyo con bastante éxito y era especialista en caderas complicadas, como la mía. Entré en google busqué a este traumatólogo y lo que leí me gustó. Para empezar, hacía maratones como yo y tenía reconocimientos internacionales por los métodos utilizados en este tipo de intervenciones.

Testimonio-Prótesis-de-cadera-Pilar-Fernandez

Cuando leyó mi historial, me explicó que el miedo que tenía a la prótesis de cadera debía superarlo porque ésa era mi solución definitiva. Y así fue. El 3 de febrero de 2017 el doctor Villanueva me operó.

Este año del 2 al 4 de febrero 2018 en Málaga se celebró el open de invierno de natación donde he obtenido dos cuartos puestos en 50m y 200m espalda y ser quinta de España en los 400m libres. Me ha cambiado la vida. Ahora practico natación y senderismo. He hecho nuevas amistades y solo tengo una palabra que decir al Dr. Villanueva y su equipo Avanfi:

¡¡¡ GRACIAS!!!

Suscríbase a la Newsletter

Compartir en tus Redes:

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!