Blog Dr. Manuel Villanueva

Corsino Gómez Martínez

Desde que me puse en sus manos, he visto la luz al final del túnel. Mi cadera estaba infectada pero nadie lo supo ver

Mi decisión de participar en esta comunidad viene dada porque realmente nunca pensé que un problema como la cadera, que se relaciona con personas de edad avanzada, pudiera afectarme a mi cuando tanto sólo tenía 35 años. Hoy, con 51 y varias intervenciones a mis espaldas, si pudiera dar marcha atrás, sabría que lo más importante desde el inicio de un problema de salud es informarse adecuadamente y buscar a un verdadero especialista.

Todo empezó mediada mi tercera década de vida cuando, en los exámenes médicos que llevaba a cabo mi empresa, me detectaron un problema de cadera que achacaron a algún traumatismo. Pasé entonces por el quirófano. Pese a que a mis médicos les comentaba que notaba falta de estabilidad al andar y que una pierna se me había quedado 2 cm más corta que la otra, me comunicaron que eran impresiones mías y que todo iba bien.

Fue pasando el tiempo y con él los dolores de espalda fueron en aumento. Llegó un momento en el que ya no podía ni andar y deciden volver a intervenirme. (Me sacan el vástago y me dejan el cotillo), pero todo iba de mal en peor. Tanto es así que llegue a acudir a urgencias pensando que estaba sufriendo un infarto cuando en realidad todo mi dolor se debía a la cadera.

Resido en León y tanto mis hijos como mis hermanos y mi mujer cansados de verme sufrir día a día sin atisbos de recuperación me alentaron para que buscara una segunda opinión. Fue entonces cuando decidí viajar a Madrid y visitar al Dr. Villanueva.

Desde que me puse en sus manos, he visto la luz al final del túnel. Mi cadera estaba infectada pero nadie lo supo ver. Me encuentro cada día mejor, pero voy con mucho cuidado porque tengo miedo a recaer. Siento que he recuperado mi cadera y movilidad al 95% y que todavía voy a mejorar más. De la espalda, noto una recuperación del 75%, un gran salto si tenemos en cuenta que atrás quedó el dolor. Sólo sé que tengo que hacer muchas cosas, todas las que deje de disfrutar porque mi vida sólo era dolor y dolor.

A veces me pregunto por qué con las mismas pruebas unos médicos no veían nada y otros sí. No puedo parar de reiterar la necesidad de que todo paciente se informe bien, incluso que inviertan en su salud si es necesario. Nada como saber quién es un excelente especialitas en tu problema de salud para pedirle consejo.

Compartir en tus Redes:

One thought on “Testimonio Prótesis Cadera: ‘La Información, Clave para Elegir Especialista’

  1. El caso de Corsino da una idea de la dimensión y complejidad de este problema.
    Corsino ha vivido 15 años con una prótesis dolorosa de cadera y no le daban solución. La prótesis estaba infectada. El tipo de infección que él tuvo, poco agresiva o poco virulenta (tenía un Estafilococo Lugdunensis), provoca una mínima reacción inflamatoria, por lo que la pierna no se hincha ni se pone roja ni el paciente tiene fiebre. Esto hace que se confunda con una prótesis con un mal resultado mecánico o clínico, y se atribuye el dolor a otras causas como el acortamiento.
    Es un caso parecido al que podeís ver, en el caso de la rodilla, en la web: http://www.protesiscaderarodilla.com/INFECCION%20CRONICA%20LARVADA%20DE%20PROTESIS%20DE%20RODILLA%20RIGIDA.htm
    Que un paciente mejore y recupere su función, casi por completo, tras 10 o 15 años de rigidez o dolores es un regalo, no infrecuente, cuando se da con el problema real.
    Corsino trabaja en Quintana de Raneros, León, el pueblo donde nació mi madre y ejerció mi abuelo materno de médico. A 1.5 km del mio: Santovenia de la Valdoncina.
    Gracias por su comentario Corsino, y por su lucha. A seguir con los ejercicios de glúteo.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!