banner-lesiones-deportivas. traumatología y medicina deportiva

TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

La tendinitis calcificante del hombro es el proceso originado por la formación de depósitos cálcicos en el manguito de los tendones rotadores del hombro, que son los músculos y tendones que participan en el movimiento del hombro. El tendón más frecuentemente afectado es el supraespinoso, en su zona distal, representando el 80% de los casos de tendinitis calcificante.

La prevalencia de calcificaciones tendinosas y periarticulares es alta, habiéndose estimado en pacientes asintomáticos en un 10%-20%, y en un 10%-35% de los que consultan por dolor de hombro. Puede afectar a pacientes más jóvenes aunque es más común en mujeres en la 4º y 5ª década de vida. 

ETIOLOGIA DE LA TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

La causa de las calcificaciones del manguito rotador del hombro sigue siendo desconocida. Se han postulado diferentes teorías que incluyen las alteraciones metabólicas, la destrucción celular degenerativa y la precaria vascularización del tendón, favorecida por microtraumatismos de repetición así como causas genéticas. Se puede decir por tanto que la causa es multifactorial.

En los pacientes mayores podría estar relacionado con las causas que producen el compromiso subacromial, pero muchos autores no encuentran correlación con los traumatismos de repetición o las roturas del manguito rotador.

CUADRO CLÍNICO DE LA TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

Sarkar y Uhthoff  describieron una cronología trifásica para describir el curso de la enfermedad. 

  • Fase de precalcificación del supraespinoso.
    Los pacientes suelen estar asintomáticos. Se produce el desarrollo de una metaplasia fibrocartilaginosa (metaplasia es la transformación de un tejido en otro de otra estirpe, que no se corresponde).
  • Fase de calcificación del supraespinoso.
    Alterna fases de formación y resorción, atribuyéndose a ésta última el dolor más intenso. Es en esta fase cuando los pacientes deben recibir tratamiento para controlar el dolor y, si es posible, favorecer la resolución de los depósitos. Tras la resorción el espacio resultante se rellena con tejido de granulación.
  • Fase de poscalcificación del supraespinoso.
    Maduración del tejido de granulación y formación de colágeno.

Clínicamente existe una forma aguda que cursa con importante limitación y gran dolor, sobre todo nocturno que incluso impide en ocasiones dormir al enfermo y una forma insidiosa que cursa con dolor moderado en la cara anterior del hombro.

Aunque muchos pacientes tienen calcificaciones en el manguito rotador sin ninguna clínica (asintomáticos), otros tiene crisis de dolor más frecuente  durante la noche  o  la movilidad limitada de la articulación del hombro.

Excepcionalmente pueden existir signos inflamatorios leves, hinchazón o aumento de la temperatura de la zona.

El diagnóstico de la tendinopatía calcificante es clínico y radiológico mediante radiografía simple y ecografía.  

Clasificación de Bosworth: Tendinitis Calcificante de Hombro

·         Grandes si eran mayores de 1.5 cm
·         Medianas entre 0.5 y 1.5 cm
·         Pequeñas las menores de 0.5 cm

Clasificación de Gärtner: Tendinitis Calcificante de Hombro

1.    Estructura homogénea y contorno definido
2.    Estructura no homogénea o contorno no definido
3.    Estructura no homogénea y contorno no definido

TRATAMIENTO DE LA TENDINITIS CALCIFICANTE DEL HOMBRO

La finalidad principal del tratamiento de la tendinitis calcificante del hombro se ha orientado tradicionalmente a aliviar el dolor y restaurar la capacidad funcional del paciente. Debido a la falta de opciones no invasivas en la mayoría de los centros y a la presencia de calcificaciones en un porcentaje elevado de la población asintomática, la resolución radiológica de estas se había considerado un objetivo secundario.Dr. Manuel Villanueva Traumatólogo y Cirujano

La primera opción para tratar la tendinopatia calcificante del hombro es el tratamiento conservador; en su fase aguda, con medidas como el reposo de la articulación, antiinflamatorios no esteroides (AINE) y otros tratamientos físicos (onda corta, láser, ondas de choque, etc.). Las infiltraciones locales con esteroides y anestésicos se reservan para los casos de fracaso de las medidas anteriores.

Aplicación de ondas de choque en tendinitis calcificante de hombro.

Si el tratamiento conservador no da los resultados esperados, el siguiente paso es tratar de eliminar las calcificaciones mediante cirugía.

Dicha eliminación se puede conseguir por dos vías:

 ·         Quirúrgica (artroscopia) donde  se utiliza una anestesia general o local, un periodo de inmovilización así como un periodo entre 1 mes y 6 meses de rehabilitación. Opción clásica antes de aparecer otros métodos.

·         Procedimientos poco o mínimamente invasivos, como el Lavado-Aspiración percutánea de las calcificaciones con control ecográfico.

Es una emergente técnica de radiología intervencionista en la que, mediante punción percutánea y guiado con ecografía, se lava y/o aspiran las calcificaciones de los tendones.

Puede aplicarse a calcificaciones de tendones en otras localizaciones.

Básicamente el procedimiento, siempre bajo condiciones de asepsia, es el siguiente: 

·         Administrar un ansiolítico 30 min. Antes. 

·         Punción con aguja fina guiada con eco (con administración de anestesia local) al tendón y por debajo de las calcificaciones.

·         Lavado de calcificaciones.

·         Infiltración, al término del lavado de un corticoide en la bursa. 

Dicha técnica tiene los mismos porcentajes de resolución que la artroscopia de hombro pero sin someter al paciente a una intervención quirúrgica con sus riesgos. El paciente vuelve a su actividad normal sin realizar grandes esfuerzos a las 24 horas de realizar dicha técnica  y no suele necesitar rehabilitación. 

Esta técnica de Lavado-Aspiración percutánea de las calcificaciones se realiza en la consulta con control ecográfico en todo momento, lo cual permite ver la aguja así como las estructuras donde se está trabajando. Permite la salida del calcio sin necesidad de tener que realizar una técnica quirúrgica que es irreversible, y se realiza solo con una anestesia local.

Las complicaciones son excepcionales y las descritas hasta ahora en la literatura sólo se refieren a reacción vagal, generalmente leve, en un 5% de los casos.

La valoración de la evolución es ambulante, tanto inmediata como tardía. La primera revisión se hará en 1 mes con valoración clínica y RX o ecografía, según evolución clínica del paciente.

Dr. Manuel Villanueva Traumatólogo y Cirujano Dr. Manuel Villanueva Traumatólogo y Cirujano

Ejemplos de casos tratados en nuestro Centro.