banner-protesis-de-cadera

INFECCIÓN DE PRÓTESIS TOTAL DE CADERA. LÍMITES DE LA RECONSTRUCCIÓN EN UN TIEMPO

Paciente de 55 años de edad que había sufrido 10 operaciones previas sobre su cadera por una displasia (una malformación) grave de la misma.

Los últimos procedimientos fueron, debido a una infección ya instaurada y con fistulas que no cerraban, la aplicación de un sistema de aspiración cerrada (VAC) para conseguir un cierre secundario y múltiples desbridamientos (limpiezas quirúrgicas) sin quitar la prótesis.

Cuando la paciente acudió a nuestra consulta tenía una fistula productiva, activa los últimos dos años (la paciente tenía que curarse varias veces al día), una pérdida de hueso grave en el lado femoral y moderada en el lado acetabular.

La prótesis cementada estaba aflojada y se le clavaba con cada paso, provocando dolor intenso e impotencia funcional y cojera marcada. La paciente caminaba con ayuda de dos muletas distancias pequeñas.

Los cultivos previos habían identificado una Streptomonas maltophilia.

La fistula y la necesidad de hacer injerto óseo para reconstruir la pérdida de hueso en una paciente tan joven hacía que la técnica de elección fuera la reconstrucción en dos tiempos.

En el primer tiempo quirúrgico se retiró la prótesis previa, el cemento y se realizó un desbridamiento exhaustivo. Se colocó un espaciador manual de cemento cargado de antibiótico, sobrepasando, para evitar una fractura, la zona de cortical adelgazada, en la punta del implante previo aflojado.

El espaciador se construyó con cemento Copal con Gentamicina, Clindamicina y 3 gramos extra de Vancomicina por cada bolsa de cemento.

Los cultivos protocolizados identificaron una Finegoldia Magna. Este anaerobio fue considerado durante años un Peptostreptococcus defectivo.

La paciente no necesitó una ortesis de seguridad para evitar la luxación. Es delgada, joven y con buena coordinación muscular.

Tras 10 días de antibióticos intravenosos recibió un ciclo de tratamiento oral más prolongado con Amoxicilina y Metronidazol.

Los análisis se normalizaron y 10 semanas más tarde se realizó la segunda operación.

En esta se realizó una técnica de impactación de injerto usando cemento Palacos G.

Tres años tras la operación la paciente está completamente recuperada, sin dolor y trabajando como actriz en el teatro.

Este caso ilustra algunos puntos muy interesantes ya reseñados anteriormente:

  •  Un tratamiento incorrecto puede comprometer el resultado final
  • La necesidad de injerto óseo es una limitación para la reimplantación en un tiempo.
  • Los espaciadores manuales pueden ser adaptados incluso en situaciones difíciles, pero se necesita experiencia para su elaboración.
  • La necesidad de usar una ortesis de abducción depende de la situación del paciente (edad, control muscular, daño o no del trocánter mayor, buen majeo con muletas….etc.).
  • La microbiología especializada permitió identificar una bacteria que antes se consideraba defectiva, un saprófito sin capacidad infectiva, pero que ahora sabemos qué puede ser la causa de infecciones graves de prótesis articular.
Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva
Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva

Fistulas preoperatorias

Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva
Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva

Espaciador manual realizado con cemento con triple antibiótico

Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva

Radiografías de control con el espaciador de cemento

Cirugía y Casos Clínicos Complejos. Infección de Prótesis total de Cadera. Límites de la Reconstrucción a un tiempo. Dr. Manuel Villanueva

Radiografías de conrol tras la reimplantación definitiva de la prótesis.