banner-lesiones-deportivas. traumatología y medicina deportiva

SINOVITIS DE LA MUÑECA | LESIONES DE MANO Y MUÑECA

Se denomina Sinovitis de la muñeca a la inflamación o irritación de la membrana sinovial que reviste las articulaciones.
La membrana sinovial es una fina capa de tejido que recubre la parte interna de la cápsula articular (estructura que envuelve las articulaciones móviles de los animales vertebrados).
Tiene la función de producir el llamado líquido sinovial. Este se encuentra en el interior de las articulaciones y sirve para lubricar estas y facilitar el deslizamiento de los huesos de la articulación. Además aporta nutrientes a los cartílagos que recubren la superficie de los huesos, el cartílago hialino, el principal protector frente al desarrollo de artrosis. El líquido sinovial es segregado por la membrana que rodea la cápsula articular, en su capa interior.

 

Lesiones de mano y muñeca. Sinovitis de la muñeca

Capa única de células sinoviales revistiendo el tejido adiposo subsinovial

Este líquido forma una fina capa sobre el cartílago articular de aproximadamente 50 μm, infiltrándose en él. De esta forma, el cartílago articular puede considerarse como una reserva de líquido sinovial. Durante el movimiento, el líquido es extraído mecánicamente del cartílago para mantener una capa del mismo sobre la superficie del cartílago y disminuir la fricción entre las superficies articulares.

 

El líquido articular es capaz de adaptarse a los diferentes movimientos de expansión y contracción de una articulación. Pero cuando la membrana sinovial se irrita aumenta su producción, lo que origina incremento de la temperatura a nivel de la articulación, hipersensibilidad e inflamación.

ETIOPATOLOGÍA DE LA SINOVITIS DE LA MUÑECA

Ante una lesión, un traumatismo, una enfermedad reumática o una infección, las células sinoviales que, junto con proteínas y ácido hialurónico, componen el líquido sinovial reaccionan como un mecanismo de defensa, intentando reparar el daño.
A menudo logran su objetivo y la articulación de la muñeca se normaliza tras un periodo de  rigidez, inflamación o dolor de la misma. Pero, en determinados casos, la sinovitis persiste debido a causas multifactoriales y se convierte en un problema en si misma (un símil sería una reacción alérgica, que es una reacción de defensa, pero que, en proporciones inadecuadas, puede convertirse en una entidad muy grave).

El orígen de la Sinovitis de la muñeca puede tener múltiples causas y factores predisponentes como infección, traumatismos articulares directos, una reacción alérgica, los síndromes por sobreuso del miembro superior o el padecimiento de enfermedades inflamatorias autoinmunes sistémicas (como, por ejemplo, artritis reumatoide).Mano Avani Sinovitis 2

Asimismo, la sobreproducción de ácido úrico, como sucede en los afectados de gota eleva el riesgo de padecer el trastorno. Algunas enfermedades aumentan el riesgo de sobreproducción de ácido úrico, como la leucemia, linfoma, psoriasis o los pacientes en tratamiento de quimioterapia.

El consumo de alcohol, la insuficiencia renal crónica o padecer hipertensión son factores de riesgo asociados también a la sinovitis.

Los traumatismos de repetición en algunos deportes y profesiones (oficinista, corte y confección, reponedores de alimentos, músicos, tareas agrícolas o cualquier otra que obligue a la repetición reiterada de movimientos con la mano y la muñeca), se consideran un factor predisponente. Entre los deportistas los levantadores de pesas, atletas de gimnasia deportiva, los lanzadores (peso, martillo, jabalina), o los que usan la raqueta o empalo de jockey son los más predispuestos.

TIPOS DE SINOVITIS DE LA MUÑECA

Según el tiempo de aparición, puede ser aguda, como la sinovitis gotosa, o crónica, como la sinovitis asociada a enfermedades reumáticas.

Según la causa, las sinovitis pueden ser de etiología local, como la sinovitis villonodular, o de causa general, que repercute en una articulación, como la artritis reumatoide.

La sinovitis subclínica se produce  cuando la inflamación de la membrana no es detectada durante el examen físico del paciente, pero estos experimentan dolor en la articulación y disminución de la movilidad por la ocupación del espacio articular. En estos casos, las nuevas técnicas de imagen, en especial la ecografía, la tomografía computerizada y la resonancia magnética aportan información muy útil.

EPIDEMIOLOGÍA DE LA SINOVITIS DE LA MUÑECA

Sólo en EEUU se calcula que su incidencia es de 2 casos por millón de habitantes y, aunque no es específica de un sexo determinado, cuando su causa es la artritis reumatoide, la incidencia es tres veces mayor entre las mujeres.

En el caso de la sinovitis infecciosa, aquella asociada a una artritis séptica, afecta principalmente a menores de 15 años y mayores de 55 años, algo más a los varones. La incidencia de la artritis séptica es de 6-19 casos por 100.000 habitantes, pero puede duplicarse con las operaciones o la implantación de prótesis articulares.

Se ha calculado que la incidencia de infección bacteriana tras inyecciones intraarticulares de corticoides podría alcanzar un caso por cada 10000 tratamientos.

CUADRO CLÍNICO DE LA SINOVITIS DE LA MUÑECA

Mano reumática. Sinovitis de la muñeca

Mano reumática

Lo más frecuente en los cuadros de sinovitis de la muñeca es el aumento de la temperatura de la articulación, el dolor o hipersensibilidad y el derrame o hinchazón de la articulación, por el aumento de líquido o de la vaina de los tendones, cuando la sinovitis afecta a estos.

Puede existir enrojecimiento y aumento de la temperatura en la articulación, que al tacto puede parecer esponjosa o almohadillada. El movimiento de la articulación aumenta el dolor, con la correspondiente limitación funcional o rigidez y disminución del movimiento. 

En el caso de la artritis reumatoide las articulaciones que resultan afectadas con mayor frecuencia son las manos, las muñecas, los pies, tobillos, rodillas, hombros y codos. La inflamación suele ser simétrica, a diferencia de los casos producidos por un factor mecánico, deportivo o laboral. En el caso de las sinovitis reumáticas la rigidez es matutina y, a diferencia de la de la artrosis que se cede en unos minutos, tarda más de una hora en ceder. 

Se puede establecer el diagnóstico de esta enfermedad cuando el paciente presenta: rigidez matutina que tarda más de una hora en desaparecer durante, al menos, seis semanas; tres o más articulaciones inflamadas durante, al menos, seis semanas, presencia de artritis en las articulaciones de la mano, muñeca o los dedos de las manos durante, al menos, seis semanas, factor reumatoide positivo en los análisis de sangre y alteraciones típicas en las radiografías. 

DIAGNÓSTICO DE LA SINOVITIS DE LA MUÑECA

El diagnóstico de la Sinovitis de la muñeca se basa en la sospecha diagnóstica y en las pruebas clínicas.

Las pruebas de laboratorio incluirán: recuento sanguíneo completo, análisis de orina y velocidad de sedimentación globular, proteínica C reactiva, factor reumatoide y otros parámetros específicos, incluyo la determinación de antígenos y anticuerpos específicos. 

Se puede realizar una extracción de líquido sinovial y su análisis citológico y cultivo. Esto nos permitirá descartar sinovitis inespecíficas de otras como las artropatías microcristalinas, como la gota, condrocalcinosis o pseudogota, inflamatorias, generales (artritis reumatoide, lupus) o locales (sinovitis villonodular), o infecciosas.

Las pruebas de Rayos X suelen ser muy comunes para valorar la erosión de la superficie articular, en las sinovitis de causa reumática. La ecografía, la tomografía computerizada y la resonancia magnética aportan información muy útil. De entre todas, la ecografía por su gran implantación, además de inocua, puede ser muy útil para valorar apacientes los depósitos de cristales de ácido úrico que causan la sinovitis clínica o subclínica en pacientes con gota, lo que además permite evaluar la eficacia de los tratamientos reductores del ácido úrico en los afectados. También puede facilitar la extracción de líquido sinovial para su análisis en articulaciones de difícil acceso.

TRATAMIENTO DE LA SINOVITIS DE LA MUÑECA

La sinovitis se trata normalmente con medicamentos antiinflamatorios, crioterapia o calor e inyecciones de corticoides. Una vez que se estabilizan los síntomas, se recomienda el ejercicio de la articulación para mejorar el rango de movimiento y recuperar la fuerza a los músculos circundantes.

En la sinovitis crónica, como sucede en lo afectados por artritis reumatoide, que no mejoran con tratamientos convencionales, la extirpación quirúrgica de la membrana sinovial puede ser necesaria (sinovectomía). La sinovectomía puede ser química (sinoviortesis) o mecánica, mediante cirugía abierta o artroscópica o con otras terapias.

Los episodios agudos, aislados de sinovitis de la muñeca suelen responder bien al tratamiento conservador. Si la articulación afectada se deja descansar el tiempo indicado,  puede mejorar a los pocos días aunque es posible que pasen hasta 8 semanas hasta lograr la recuperación completa de la articulación. En la crónica, el curso de la enfermedad subyacente determinará el resultado de las terapias aplicadas. 
Si sabemos la causa que la produce podemos prevenirla, así por ejemplo, si es una sinovitis gotosa podemos prevenirla con dieta y tratamiento adecuado para disminuir el nivel de ácido úrico. Evidentemente, en el caso de la artritis reumatoide, no es prevenible. En las sinovitis de causa mecánica deberemos valorar aspectos de la técnica, limitar el entrenamiento y cuidar de aquellos factores que puedan limitar la actividad del deportista. Principio del formulario