Dr.-Villanueva-Es-normal-que-duela-una-protesis-de-cadera

¿ES NORMAL QUE DUELA UNA PRÓTESIS DE CADERA?

El Dr. Villanueva es rotundo en su afirmación. NO. No es normal que duela una prótesis de cadera.

“Una prótesis de cadera es un procedimiento exitoso para quitar los dolores del paciente y mejorar su calidad de vida”; por lo tanto no debemos resignarnos al dolor y asumirlo como parte normal tras un proceso quirúrgico como si fuera una ‘secuela’ de por vida.

Si bien es cierto, un reducido número de casos podrían no obtener los resultados óptimos deseados. Algunos pacientes experimentan molestias durante varios meses en la zona de la ingle, que se corresponde con la articulación de la cadera, o molestias con los primeros pasos o en frío que no van a más. Es normal durante el proceso de cicatrización, fijación de la prótesis y adaptación. Si esas molestias no mejoran con el paso de los meses han de investigarse las causas posibles, de la propia cadera o de fuera, que puedan dar dolor referido.

ENTONCES ¿POR QUÉ DUELE UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Los motivos pueden ser variados. En la primeras fases es relativamente normal por la cicatrización de los tejidos y porque el paciente ha de progresar con las pautas de rehabilitación.

Pasados unos meses el dolor puede deberse a una mala fijación de la prótesis, a una infección, a un daño o inflamación de los tejidos blandos (bursitis, trocanteritis…) o ser un dolor referido desde la cadera, la pelvis o porque otras articulaciones están mal.

En algunos casos, se trata de cirugías de revisión; es decir, el paciente ha sufrido ya varias intervenciones y quedan cicatrices dolorosas, daño residual de los tejidos, secuelas de fracturas del hueso, irritación de los nervios, que pueden condicionar dolor, cojera o inestabilidad que no pueden ser totalmente corregidas.

En algunos casos, se trata de casos complejos de prótesis de cadera por deformidades del paciente, casos que han sido considerados “sin solución”. El superespecialista ha de conocer las técnicas y principios de reconstrucción y las opciones técnicas disponibles para realizar estas cirugías complejas, largas, difíciles y no exentas de complicaciones, con las máximas garantías. En los casos muy graves o difíciles, con caderas rígidas  o displasias (la cabeza del fémur está fuera de su posición natural y la forma de la articulación no es normal) o enfermedades inflamatorias la recuperación puede ser mucho más lenta, porque la articulación lleva años sin funcionar normalmente.

En la mayoría de los casos, el origen del dolor está en una infección bacteriana tras la cirugía de cadera que generalmente no provoca supuración ni enrojecimiento, sólo dolor que puede persistir aún en reposo.

El diagnóstico de una prótesis dolorosa o infectada es muy complejo, a veces, pero en la mayoría de los casos, si se saben identificar los signos y síntomas que el paciente nos refiere, puede resultar mucho más sencillo. Te recomendamos el artículo sobre la infección de prótesis total de cadera en los pacientes jóvenes y sus dificultades diagnósticas, dentro de esta web.

EL DOLOR DE UNA PRÓTESIS DE CADERA ASOCIADO A UNA INFECCIÓN

Además de los casos más complejos y menos frecuentes descritos anteriormente, en la mayoría de las ocasiones las prótesis duelen porque se infectan con bacterias. Normalmente provocan sólo un dolor sordo, no muy grave, en la cadera, que suele ser independiente de los esfuerzos, es decir, duele también en reposo.

Es decir, en muchos casos, se ha producido una infección tras la operación pero esta infección es difícil de diagnosticar, porque no da fiebre ni supuración ni enrojecimiento de la herida. El diagnóstico es complejo y, en una minoría de los casos, se hace por signos indirectos sin poder llegar a identificar el microorganismo de forma fiable. Sin embargo, en la mayoría de las ocasiones se identifica el microorganismo si se toman los cultivos bien, sin haber dado antibióticos previos, y se procesan y cultivan con técnicas especializadas.

La diferencia está en trabajar con Equipos Multidisciplinares especializados también en microbiología e infecciones; en trabajar coordinados para abordar el problema de forma conjunta y en ser superespecialista para saber sospecharla, detectarla y tratarla con las mayores posibilidades de éxito y las menores complicaciones posibles.

CONCLUSIONES ¿ES NORMAL QUE DUELA UNA PRÓTESIS DE CADERA?

Te invitamos, una vez más, a ver este vídeo del Dr. Villanueva, explicándonos de una manera breve y sencilla por qué no debemos resignarnos al dolor tras una cirugía de prótesis de cadera.

En el apartado Testimonios, encontrarás una gran cantidad de ejemplos de soluciones a las prótesis dolorosas tras cirugía de cadera. Este espacio es un lugar de encuentro para muchos pacientes que habían sido considerados ‘sin solución’ y quienes, gracias a la especialización, han recuperado su calidad de vida y la ilusión; porque, detrás de cada caso hay una persona, un paciente y su familia, con un enorme sufrimiento, desesperanza en muchas ocasiones y una enorme carga física y moral. Verás también que, al ser casos muy complejos, con frecuencia multioperados o en pacientes de riesgo o debilitados, no siempre van bien, pero que hay que informarse, luchar y buscar las mejores oportunidades.

Suscríbase a la Newsletter

Compartir en tus Redes:

One thought on “¿Es normal que duela una prótesis de Cadera?

  1. Tengo implantada dos prótesis de cadera. La izquierda hace cuatro años y la derecha 4 meses.
    Al estornudar o toser me duele la cadera izquierda.
    Desde un principio he sentido molestias en la izquierda y dismetria.

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!